14 de febrero de 2018

Amistoso Cadetes.


Repaso pacense
Siempre es interesante para la autocrítica y la mejora continua el enfrentarse con buenos equipos, allende nuestras fronteras provinciales, lo que permite tener una magnífica perspectiva de nuestro nivel real.

Esto es lo que se ha hecho este lunes, con un amistoso jugado en Mendigorría entre nuestro cadete masculino y el potente conjunto del Club Baloncesto Badajoz, que -con solo ocho jugadores- obtuvo una amplia victoria, maquillada en su tramo final por el genio de nuestros jugadores más jóvenes.

La corta rotación de los pacences escondía un talento físico y técnico importante, con un jugador como Cristian Rodríguez, que -con el número 22- sobresalía por encima del resto desde la rueda de calentamiento, con un salto absolutamente espectacular, al que unió durante el encuentro un tiro de corta y media distancia muy efectivo. Le acompañaba en sus guarismos Linde, el fenómeno con el número 24, que fue quién empezó marcando distancias. Ambos jugadores con 8 y 7 puntos respectivamente en el primer cuarto, fueron quienes rompieron tempranamente el partido ante la pasiva defensa verdinegra. El 9-20 del cuarto inicial sería un anticipo de cómo transcurriría la tarde.

Superiores los visitantes en defensa, pero también en tiro, en las penetraciones y también en el rebote, parecía que la cosa solo podría ir a peor, pero nuestro equipo viene demostrando una tenaz resistencia que impide que se vaya definitivamente de partidos tan complicados. Julio mantenía el tipo por los locales, pero jugando a contraestilo de lo que debe ser su sitio en el equipo, que no es otro que bregarse en la pintura, donde su clase y movimientos marcan diferencias y nos hace realmente competitivos frente a los mejores conjuntos. Al descanso se llegaba 20-38 y con la sensación de que la segunda mitad se pondría muy cuesta arriba.

Así sería, con los locales timoratos, incapaces de desbordar con entradas que se hacían sin convicción y a medio gas, negados en el tiro y superados una y otra vez por las dos figuras extremeñas. En esa tesitura, Linde se marcaba 15 puntos en un tercer cuarto en el que todo el CB Fresas se quedaba en ocho tantos, elevándose la diferencia en contra hasta los 26 puntos (28-54).

Se trataba de concluir con dignidad el encuentro, y resultó que la salida de los más jóvenes en el último cuarto desató la reacción. Pensarían que “de perdíos al río...” y sacaron toda la frescura y el desparpajo que tanto se echa de menos en ocasiones en este equipo. Entre Salva Velasco, Víctor Mesa, José, Gonzalo y Pedro Remesal se empeñaron en alargar el partido reenganchando a la aletargada primera unidad para concluir ganando el último cuarto por ocho, dejando un digno resultado final de 47-65.

Para el recuerdo los 33 puntos de Linde, bien secundados por los 17 del volador Cristian por los extremeños, mientras en los locales destacan los 10 puntos de Julio y los 9 de Yeico
Y como los amistosos deben servir para tomar notas, ahí van algunas de ellas:

·         Para ser realmente competitivos necesitamos que Julio quiera jugar de pivot, se sienta pivot y juegue como un pivot... su alejamiento de la zona le hace bajar sus porcentajes, y nos hacer perder rebote. Juande quiere y sabe hacerlo, pero su menor altura y peso lo desestabiliza en el último esfuerzo y le resta opciones en defensa. Ambos juntos en la pintura podrían ser demoledores.

·         Necesitamos que nuestros aleros, Dani, Yeico y Jose Cutiño, vayan a canasta con convicción y fuerza, porque tienen talento y potencia para entrar al aro y no alejarse de él, evitando los contactos. De ellos dependen muchos puntos.

·         Necesitamos transiciones más rápidas que eviten que las defensas se ajusten tras rebote defensivo o robo, y para eso necesitamos más liderazgo y seguridad en la dirección y nos sobra el bote, bote, bote... debe correr el balón, no el jugador. Nuestros bases tienen que levantar la cabeza y buscar el dinamismo y la velocidad... necesitamos alegrar nuestro juego.

·         Y, sobre todo, necesitamos carácter y positivismo, saber lo que nos jugamos pero teniendo presente que es un juego, en el que lo fundamental es disfrutar de la oportunidad de jugar, y esto que parece de perogrullo es la clave para disfrutar jugando, levantar la cabeza y dejar de apenarnos cuando las cosas no salen como se quieren.

El manual está escrito, sin dramatismo y con ambición, y los chavales lo saben, porque tenemos una Final Four a tiro de piedra y merece la pena apostar y pelear por una temporada que aún puede ser maravillosa con solo hacer lo que Miguel Rodríguez les pide.
Y a los chicos de Badajoz, las gracias por venir a darlo todo por tierras sevillanas, por su deportividad, elegancia y talento... unos máquinas.

José Carlos Cutiño

Delegado de Equipo

No hay comentarios:

Publicar un comentario